ROMÁNICO

VIAJES

HISTORIAS

Jesús Herrero Marcos
Cerrar

04 Pilar y Humo

 

Pilar, la vecina de Manolo, también tiene perro y también baja al parque por las tardes. El perro de Pilar es un macho Golden Retriever de tres años. Es listo, sobre todo a la hora de las comidas. Su dueña le da pienso y algunas sobras especialmente buenas que Humo, que ese es su nombre, devora desaforadamente. Naturalmente Pilar cocina extraordinariamente, cosa que Humo sabe apreciar perfectamente, de manera que cuando Pilar está terminando de comer, el perro se sienta a su lado y gime plañidero mientras mira el plato lobunamente. Y claro, Pilar no puede resistir y vacía su plato en el cuenco de Humo, a esas alturas ya brillante como una patena.

Pilar roza ya la sesentena. Su marido viaja constantemente por toda Europa por motivos profesionales, así que pasa muchos días sola. Mata los momentos de soledad con novelas y películas de la tele. Pilar es completamente fiel, sobre todo a sí misma. Su marido no se sabe, aunque ella sospecha que tiene algún lío, pero eso no la importa porque, como ella dice, “yo no soy propiedad de nadie ni tampoco tengo a nadie en propiedad”, a lo que suele añadir eso de que “cada palo aguante su vela”, todo lo cual no deja de ser un planteamiento un tanto inquietante para mucha gente, aunque de mucha más enjundia ética que el de las arcaicas costumbres del rebaño.

 

Pilar es amiga de Manolo desde hace ya tiempo, así que a la hora del café, cuando no está su marido, suele bajar a su casa porque Manolo, como buen solitario, prepara un café estupendo. Entonces se cuentan sus historias, se toman el pelo y se hacen un poco de compañía, aunque no la necesiten desesperadamente, mientras Kan y Humo sestean hasta la hora del paseo vespertino.

Pilar es una señora estupenda. Viste de marca en rebajas, se pinta lo justo, o sea, que no trata de disimular las arrugas que ya le empiezan a asomar alrededor de los ojos, y no se perfuma con ningún tipo de colonia cara o rara. A pesar de todo parece más joven de lo que es incluso antes de arreglarse para ir a la oficina del banco, donde es directora de sucursal. Bebe lo justo, come lo justo, fuma lo justo y no gasta casi nada en medicinas. Casi un ejemplo si no fuera porque es bastante descreída y pasa, incluso tiene cierta inquina, a los militares, los curas, los políticos, los psicólogos y la Policía Municipal, que de vez en cuando le pone alguna multa por hacer caso omiso de las señales de tráfico, aunque eso sí, cuando no hay peligro. De ella podría decirse, además, que si algún vecino tuviera algún problema, podría contárselo con toda confianza y, si la cosa no es grave, hasta se lo solucionaría, sea la hora que sea. ¡Quién da más!

Manolo intercambia a veces novelas con Pilar, sobre todo las que les han gustado particularmente, ya sean contemporáneas o clásicas, de género o históricas. En fin, podría decirse que en otras circunstancias hubieran hecho una buena pareja, expresión cursi por demás a juicio de ambos, un par de individuos obligada y deseadamente solitarios.

Humo no opina sobre esto ni con gañidos ni gruñidos. Humo llegó a manos de Pilar ya castrado, así que no hay más que hablar.

Humo Pintura al pastel de Gwendoline Taylor

Humo. Pintura al pastel de Gwendoline Taylor.

3 comentarios.

  1. Alicia dice:

    Hayyyy Pilar y manolo
    Pienso q deberian tener una historia bonita como la tuya
    Jaja

  2. Johne553 dice:

    hi! , Everyone loves a persons writing quite definitely! promote many of us keep up a correspondence more info on your own document for Yahoo? I need a pro for this dwelling to unravel this dilemma. Could be that is definitely a person! Looking forward to search an individual. dbecdedagfed

  3. Roy Taitague dice:

    I couldn’t resist commenting

    http://www.borvestinkral.com/

Deja un comentario

Introduce tus datos para iniciar sesión.